Fustera destrozada

La tormenta Gloria y un alcalde ausente.

La tormenta Gloria, una de las más potentes de las últimas décadas, azotó Benissa entre el pasado domingo 19 de enero y el miércoles 22 de enero. Vientos de 130 km/h y olas de 8 metros de altura se tragaron las playas benisseras y causaron numerosos daños en el litoral y en infraestructuras como el Palau Sant Pere, la Piscina Cubierta o un buen puñado de caminos.

Un acontecimiento de esta magnitud hubiera requerido de forma inmediata una mesa de coordinación presidida por el alcalde que hubiera puesto en común los diferentes departamentos municipales, fuerzas de Seguridad, bomberos y Protección Civil, para establecer medidas y fijar prioridades para minimizar los impactos y restablecer la normalidad. No en balde, la ley asigna al alcalde las funciones de dirigir y adoptar personalmente las medidas necesarias en caso de catástrofe.

Pero todavía caía la lluvia y apenas se empezaba a hacer balance de daños el pasado martes 21 de enero, cuando el alcalde Arturo Poquet ya viajaba a Fitur, a gastos pagados, rehuyendo su responsabilidad con el pueblo de Benissa para hacerse una foto a Madrid con el Presidente de la Diputación. Hasta dos concejales más del PP se han unido también a la cita en estos pocos días. Su vuelta a Benissa se prevé justo hoy viernes para inaugurar el Mercado Medieval.

Desde Reiniciem Benissa se observa que la prioridad del alcalde Arturo Poquet y de los concejales del PP no es trabajar por el pueblo, sino utilizar FITUR como plataforma para su promoción personal para hacerse fotos con los altos cargos de su partido. Y esto incluso, en años en que se encontraban en la oposición, como la aparición de Arturo Poquet y el concejal Jorge Ivars en Fitur 2018.

Reiniciem Benissa considera que las prioridades son otras, más si cabe en una situación excepcional como esta. Estar con la gente de Benissa, coordinar, gestionar, y en definitiva, arremangarse y hacer trabajo.

Publicado en Noticias.