TRANSPARENCIA = DEMOCRACIA

¿Qué ha cambiado en la contratación del Ayto de Benissa?

FERNANDO LÓPEZ CORSI·MARTES, 8 DE MAYO DE 2018, nos explicaba unos cambios importantes con el nuevo gobierno.

Estoy convencido que es importante que los políticos, periódicamente, nos tomemos un rato de escritura y compartamos nuestro trabajo en el Ayuntamiento. Hoy quiero hablaros de la Concejalía de contratación; Pasado, presente y futuro.

La contratación, ¿De dónde venimos?

Al entrar en el nuevo gobierno, sabía que no sería fácil cambiar la forma de contratar de una maquinaria de casi doscientas personas con una inercia de más de 17 años de gestión del PP.
Sin embargo, con la ilusión de poder llevar a cabo esos cambios en un área tan básica para cualquier administración y con la ayuda vital de los técnicos y personal de la casa, hoy la realidad se acerca mucho a lo que planteábamos desde las bancas de la oposición.
En la oposición, estuve más de un año en la Junta de Gobierno (órgano que tiene delegada la aprobación de los pliegos de contratación). Ahí, yo, jurista, y muy novato en política, tuve ocasión de aprender mucho, y apreciar prácticas por parte del antiguo gobierno que distaban mucho de lo que yo tenía por un buen modelo de contratación pública.
Por un lado, ilegalidades como la concatenación de contratos menores durante lustros, donde el caso más celebre es el del abogado afín al tristemente célebre Enrique Ortiz y a Juan Bautista Roselló y que ha sido objeto de una Comisión de Investigación, ahora enviadas sus conclusiones a la Fiscalía.
Por otro, contratos negociados sin publicidad como forma “por defecto” de contratar suministros o servicios, siempre elegida por los anteriores gestores del Ayto.
Os confieso que era realmente frustrante “pelear” con el PP en cada Junta de Gobierno para que esto cambiara y ver como no se hacia mucho caso por dar más transparencia a la contratación pública. Cuando conseguíamos cambiar un pliego para darle publicidad, las sentíamos como pequeñas victorias de oposición. Pero la opacidad reinante se mantenía.
No voy a seguir hablando del pasado, pero para entender el presente, se ha de entender cómo se trabajaba antes de nuestra llegada.
Conociendo el funcionamiento, a Enero de 2017, me planteaba tres objetivos fundamentales en estos 2 años de gobierno.

1) Acabar con los favoritismos, no para instalar nuevos favoritismos, sino transparencia y igualdad de oportunidades para las empresas y profesionales.

Por eso, desde el inicio, cambiamos profundamente la manera de contratar. Por un lado, llevamos a la Junta de Gobierno un proyecto de Instrucción reguladora de los contratos menores que conseguimos que se aprobara, dando una respuesta a un problema generalizado y estableciendo criterios internos.
Hablo de algo tan sencillo (y qué cualquiera de nosotros haría pero que el Ayto no hacía) como que el Ayuntamiento deba pedir tres presupuestos siempre que sea posible para contratar por encima de los 2000€.
Por otro lado, licitar conforme a la legalidad.
¿Qué pasaba con el suministro de combustible a los vehículos municipales?
Heredábamos un contrato que superaba los máximos económicos legales y que se daba a de manera directa año tras año. Al llegar, lo licitamos en abierto, el contrato se quedó en Benissa, y ganamos un 3% de mejora (un 3% anual de más de 50.000€ no es tan irrisorio) para las arcas municipales.
Pero hay muchos ejemplos más, el servicio postal del Ayuntamiento, donde destrabamos su licitación con publicidad y transparencia y ganamos 7.000€ para las cuentas públicas.
La Auditoria anual del Ayuntamiento también se contrataba a dedo, (a la misma empresa que auditaba a Emarsa). Tampoco dudamos, licitamos en abierto con transparencia y publicidad y ganamos 7.500€ para el Ayuntamiento.
En este primer objetivo, la satisfacción la da el hecho de que hoy, además de ser un Ayuntamiento que cumple la ley, conseguimos un importante ahorro y en la mayor parte de casos en que la ley nos lo permite, los contratos se quedan en Benissa.

2) La inclusión de cláusulas sociales en los contratos públicos

Aquí partíamos prácticamente de cero. No tenían mucha cabida en el anterior modelo de contratación.
Sin embargo, nosotros sabíamos que un gobierno comprometido socialmente tiene que considerar otros factores además del precio en una contratación pública.
Porque mediante las cláusulas sociales, se pueden hacer políticas públicas. Para implementarlas, nos amparaban las diferentes directivas comunitarias sobre el tema.
En este año y medio de gobierno hemos estudiado y revisado muchísimas directrices de cláusulas sociales a nivel autonómico y estatal y hemos comenzado a incorporar algunas de esas cláusulas sociales en los contratos que íbamos licitando. Siempre de manera responsable, dando unos pocos puntos al principio, pero de manera continuada y decidida en diferentes pliegos.
Algunos ejemplos
En el contrato de Máquinas Vending incluimos cláusulas de eficiencia energética y de productos de comercio justo
“Se justificará aportando la ficha técnica de cada una de las máquinas de clase A, A+ o A++, que sean objeto de oferta. hasta 9 puntos
“Inclusión en las máquinas de productos “sostenible”, agricultura ecológica, o aquél que mejora el ámbito, social, económico y ambiental de los productos y de la comunidad ofreciendo un producto de calidad para los consumidores. hasta 4 puntos.”
En un contrato de explotación de un chiringuito incluimos cláusulas de calidad en el empleo.
“Se otorgará la máxima puntuación a la empresa con un mayor compromiso de contratación indefinida. hasta 3 puntos”
Las cláusulas sociales son en la actualidad una de las maneras más efectivas que tienen las administraciones públicas para fomentar valores sociales en la empresa privada.
Al principio hablaba de dificultades, y sí, de hecho, en el Contrato de Suministro de Energía eléctrica, pensamos que era necesario incluir una cláusula contra la pobreza energética en Benissa.
“Con carácter previo a efectuar un corte de suministro, respecto a los clientes de la empresa adjudicataria en Benissa, la empresa tiene que solicitar un informe a los servicios sociales municipales para determinar si se encuentra vigente la declaración como hogar en situación de vulnerabilidad social de la Ley 3/2017”
Y en este punto, Gas Natural, a la que parece no le interesa mucho la pobreza energética sino únicamente los dividendos, decidió recurrir este punto que buscaba dar respuesta a las necesidades de la gente con menos recursos.
Sabíamos que defender los intereses de los más débiles, podría irritar a los más poderosos, pero tenemos muy claro de que lado estamos. Y el balance en la inclusión de cláusulas sociales es más que positivo.

3) Regular la contratación de proyectos técnicos

Tan simple como dar la oportunidad de que todos los técnicos y técnicas de Benissa bien cualificados puedan trabajar en el que es su Ayuntamiento cuando este necesite realizar un proyecto de obra. Anteriormente se contrataban a uno, o a varios técnicos de manera continua sin criterios objetivos ni justificación.
Y en este sentido, hace apenas un mes se han publicado las bases de una bolsa abierta para que el proceso de contratación de proyectos (arquitectura, ambientales, ingenierias…) sea más transparente y dé las mismas oportunidades a igualdad de méritos, premiando experiencia y formación, para así garantizarnos también, una mayor calidad en las obras municipales.
Puedo decir que nos han llegado muchísimos currículums de arquitectos, ingenieras, arquitectos técnicos de Benissa y comarca, que ahora podrán trabajar con un Ayuntamiento que durante muchos años era algo así como un espacio vedado a unos pocos técnicos.

Los retos que vienen…

En estos próximos años nos tendremos que enfrentar a diversos retos en materia de contratación.
En primer lugar el control interno y el perfeccionamiento y adaptación de la instrucción de contratos menores que apenas lleva un año en vigor en nuestro Ayuntamiento.
La adaptación a la nueva Ley de contratos del sector público que ha entrado en vigor el pasado 9 de Marzo y el perfeccionamiento en la redacción de pliegos. Formar al personal del Ayuntamiento en una ley que plantea muchos cambios importantes.
La posible utilización de Centrales de Contración pública para determinados bienes que no puedan adquirirse en proximidad, ya que es una fórmula que ofrece un importante ahorro económico a las arcas municipales.
La mejora en la aplicación de cláusulas que garanticen mayores oportunidades para las pymes de nuestro municipio ante leyes que muchas veces acaban por favorecer a las grandes empresas, son otros de los objetivos que perseguimos y perseguiremos.
Como veréis, todavía queda mucho por hacer. Pero los grandes cambios ya están en marcha, y después de muchos tiempo de letargo, estamos en una buena posición para seguir mejorando durante los próximos años.
Sólo me queda deciros que no dudéis en hacerme llegar vuestras ideas o propuestas y que estoy a vuestra total disposición para cualquier asunto en el que pueda ayudaros.
Fer
Posted in Blog and tagged , , , , , , , , , , , , .